Publicidad

Modelo de franquicias: ganar más con menos riesgos

photo_20664_20100917.jpg

El adquirir una franquicia es uno de los modelos de negocio disponibles para invertir en una empresa exitosa, aumentar la rentabilidad y disminuir el riesgo de fracaso.

Cuando uno invierte sus recursos financieros lo hace esperando un retorno económico. Entre inversionistas las ganancias son directamente proporcionales al riesgo que corre la inversión, es decir a mayor riesgo, mayores deberán ser las ganancias y a menor riesgo, menores las ganancias. Por ejemplo las cuentas a plazo fijo brindan una tasa de interés baja ya que el riesgo de perder dinero es mínimo o inexistente. Por el contrario, cuando una persona decide invertir en un negocio, el riesgo de fracaso es alto ya que el éxito del mismo dependerá de muchas variables, por lo que los retornos esperados deberían ser altos. Se desprende que con un negocio siempre habrá oportunidad de ganar más dinero pero se correrán mayores riesgos. Sin embargo, ¿existe alguna manera de minimizar este riesgo? La respuesta podría ser el modelo de “franquicias”.

Entonces, ¿qué es una franquicia?

Una franquicia es un modelo de negocio en donde una persona física o moral que cuenta con productos exitosos y reconocidos en el mercado local o internacional (el franquiciante) se embarca en una relación de negocios continua y contractual, a través de la concesión a otro (el franquiciatario) para que operen con el nombre comercial, marcas, manuales operativos y lo más importante bajo la guía del primero, a cambio de una cuota o porcentaje de las ventas.

¿Cuáles son los montos de inversión y gastos?

Los costos de inversión en una franquicia dependen directamente de la compañía franquiciante. Dentro de estos costos de adquisición, figuran los siguientes rubros:

Cuota inicial de la franquicia o “canon” de entrada. Dependerá de la franquicia cuestión, pero usualmente hace referencia a las cuotas por licencia de uso de marca, capacitación, manuales, asesoría, etc.

Adaptación del local. Se refiere al equipamiento y remodelación que se hará en el lugar en el que se ubique la franquicia. El costo e inversión depende de las condiciones en que se encuentre el local comercial y las adaptaciones que hayan que hacerse en el.

Capital de trabajo. Es necesario contar con un flujo de efectivo inicial que permita cubrir las necesidades económicas de los primeros meses de operación.

Existen además otros conceptos como los derechos de explotación (o regalías) que se tendrán que pagar una vez que el negocio esté en marcha así como una cuota para gastos publicitarios. Todas estas condiciones se especifican en el contrato de la franquicia.

Image: Francesco Marino / FreeDigitalPhotos.net

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *