Publicidad

La personalidad en el negocio de las franquicias

Para seleccionar las franquicias más exitosas hay que tomar en cuenta varios aspectos, el primero y del cual hablaremos más va relacionado a los rasgos de personalidad y habilidades empresariales que hacen de la franquicia un negocio estupendo. De hecho, existen tres niveles de evaluación que usted debe considerar


Para esto necesitamos crear perfiles de personalidad que nos evaluarán a los franquiciados. Hablaremos de niveles de personalidad, le enumeramos las siguientes:
Nivel 1: Apariencia, forma, expresividad, intereses, presencia

Nivel 2: Conocimiento, habilidades adquiridas, formación, experiencia, educación, verificación de poderes

Nivel 3: Actitudes y creencias, automotivación, estabilidad y persistencia, madurez y el juicio, capacidad de aprender, temperamento, patrones de comportamiento

Piense en los niveles de personalidad antes mencionados como una organización, si falla una de las partes el trabajo en equipo va en picada. Es por esto la importancia de saber y reconocer el trabajo en equipo, valorando también las circunstancias laborales y la personalidad de los trabajadores.

Los psicólogos definen la personalidad como “El patrón de comportamiento y pensamiento que prevalece en el tiempo y contextos, y se diferencia de una persona a otra.” En otras palabras, es una característica perdurable que es relativamente constante en una persona.

Los departamentos de Recursos Humanos habitualmente usan pruebas psicométricas para revelar la personalidad en la contratación laboral. Una de estas pruebas, que es ampliamente utilizada, es la encuesta McQuaig que mide los rasgos de personalidad de una persona a través de 4 aspectos: dominación, sociabilidad, relajación y cumplimiento.

El grado en que una persona posee estos rasgos, representará en gran medida su comportamiento. Por ejemplo una persona que tiene un alto puntaje en la escala de dominancia es probable que sea una persona competitiva, ambiciosa y asertiva. Por el contrario alguien con una puntuación baja en la misma escala puede ser más cauto y prudente y prefiere trabajar con el apoyo de un equipo de trabajo que trabajar solo.

Rasgos de la Personalidad

Dominante: Competitivo, con metas orientadas, ambicioso, conductivo, asertivo, independiente.

Personalidad de bajo dominio: Cauteloso, deliberado, pasivo, prefiere trabajar con otras personas, busca el consenso, son útiles y de apoyo

Personalidad con alta sociabilidad: Saliente, amistoso, orientado, expresivo, empático, subjetivo

Personalidad con baja sociabilidad: analítica, detalle de conciencia, objetivo, toma decisiones basadas en hechos, independiente

Personalidad con alta relajación: Confiable, paciente, estable, planea el futuro, mantiene la calma, relajado

Personalidad con baja relajación: conductivo, le gusta el cambio, inquieto, trabaja bajo cierta presión, posee sentido de urgencia.

Personalidad con alto cumplimiento: Agradable, completo, sistemas orientados a la educación, preciso, conciente, prefiere trabajar dentro de claras directrices o políticas.

Personalidad con bajo cumplimiento: Independiente, con fuerza de voluntad, determinado

Ningún tipo de personalidad es mejor o peor que otro, pero existen algunos tipos que se adaptan mejor al funcionamiento de una franquicia que otros y no existirán variaciones en función del tipo y tamaño de la empresa. La personalidad, en ciertas ocasiones, es una salida de la cual podemos confiar, sin embargo, hay que seguir todos los consejos para vivir en un mundo mejor.

Publicidad

One response to “La personalidad en el negocio de las franquicias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *