Publicidad

Adquiriendo una franquicia: Contratos verbales

Un testigo es uno de los principales factores que ayudan a fortalecer un acuerdo verbal. La presencia de una tercera persona neutral que no tiene ningún interés en el acuerdo o el negocio relacionado puede ayudar con los contratos verbales derivados de las oportunidades de las franquicias. Sin embargo, existen algunos factores a considerar sobre decidir si el testigo puede trabajar en la adquisición de una franquicia.

En primer lugar, asegúrese de que el testigo no tenga interés alguno en el acuerdo. Esto es muy importante para realizar alguna reclamación a la persona legítima, dueña de la franquicia, cuando sea necesario. Cualquier interés o asociación con la franquicia para la venta o cualquier relación con las partes firmantes del acuerdo, sin duda, harán que su caso sea débil.

Material de apoyo

Es muy importante mantener a mano todos los documentos, recibos y otros materiales de apoyo que directa o indirectamente apoyen el punto de las cláusulas acordadas en el contrato verbal. Esto fortalece su caso y lo ayuda a probar lógicamente todo lo que se decidió.

Por ejemplo, si usted ha decidido pagar al verdadero dueño de la franquicia un porcentaje del beneficio que usted hace para la compañía, asegúrese de recoger todos los recibos de los pagos que realice al dueño y también tenga a mano todos los detalles de los beneficios que ha hecho.

Además, puede obtener una nota firmada por el propietario cada vez que realice un pago, haciendo constar que ha recibido el porcentaje exacto de la ganancia, tal y como se decidió en el acuerdo verbal. En última instancia, ayuda a sellar el contrato verbal. Los materiales de apoyo son muy cruciales en un acuerdo verbal ya que implica oportunidades en el mundo de las franquicias y nunca debe ser pasado por alto con el objetivo de crear mejores resultados.

Los acuerdos verbales se realizan cuando usted no tiene el tiempo suficiente para llegar a un acuerdo a través de un contrato escrito o impreso. Las partes deciden volver a estar juntas y formular un modelo de contrato escrito para consultarlo en el futuro, con la claridad especifica de la oferta. Si usted también ha obtenido un acuerdo o contrato verbal debido a que la situación así lo exigía, es una buena idea convertir los términos y condiciones en un documento impreso lo más pronto posible.

A pesar de que ambas partes involucradas en un contrato verbal se encuentran totalmente de acuerdo con los términos y condiciones decididos inicialmente, las diferencias de opinión en última instancia, pueden dar lugar a que las cosas vayan mal, sobre todo cuando el acuerdo se refiere a términos demasiado complejos.

Por tanto, es una buena idea acabar con el acuerdo o contrato verbal lo más pronto que se pueda y hacerlo firmar con copia para las partes involucradas y con esto evitar a toda costa cualquier problema y esperar con ansias la oportunidad de operar el negocio de la franquicia en el menor tiempo posible.

Publicidad

One response to “Adquiriendo una franquicia: Contratos verbales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *